LOGORAMA

blahHola a todos, ¡bienvenidos todos nuevamente! Hoy será martes de animación en esta entrada. Les adelanto, ésta dura casi 16 minutos, es excelente por diversos aspectos que me gustaría abarcar de manera extensa pero, aunque el espacio no es limitado, de nada serviría escribir a manera de tratado. Sin echar más rollo aquí la tienen…

A manera de contexto, les cuento rápido que el nombre de este trabajo francés de 2009, es Logorama, ganó el Óscar (que sin ser el mejor, es el premio más reconocido a nivel internacional) como mejor animación en 2010 y el Premio Kodak en el festival de Cannes un año antes. Logorama fue realizada por François Alaux, Hervé de Crecy y Ludovic Houplain, la historia que vemos en pantalla ocurre en un Los Ángeles, Estados Unidos y cuenta con más de 2,500 logos y mascotas de diversas compañías.

Bien, desde el inicio de la animación, se muestra cómo es que la ciudad está compuesta por un sin fin de marcas y logos que hacen de personas, es decir, que hablan, piensan y actúan de acuerdo a estereotipos  que ubicamos perfectamente, por ejemplo, la pareja de “policías Michelin” (desde su forma de hablar y su aspecto regordete, determinado por los hábitos alimenticios que siguen y que son lo que dan pie a “la acción”).

El villano de la historia resulta ser Ronald Mc Donald, el cual, conserva su estilo (en cuanto a colores y vestuario), sin embargo, en el diseño y desarrollo de sus facciones, además de la voz e intención que le da el doblaje, las modificaciones resultan atinadas para entender  su papel como “el malo”.

Me detengo un poco en este punto, pues es de admirar cómo fue planteada y analizada la historia, ya que en 2009, dentro del ranking mundial de las 100 marcas más reconocidas, la cadena de cajitas felices y papas fritas, ocupó el 12º puesto.

Es decir, detrás de la historia del payaso malo que toma al niño de Big Boy (otra cadena de comida reconocida) como rehén dentro de Pizza Hut, existe un orden jerárquico, que a través de la ironía, critica y también propone un final (el cual, no coincide con la realidad actual, si sabemos que hay aproximadamente 47 millones de clientes diarios en sus más de 30, 000 sucursales esparcidas en 119 países… y va por más, señores.)

Por otra parte, encontramos como sobreviviente al “sensual” logo de ESSO, de la compañía ExxonMobil, que durante 2008 fue la empresa con más ingresos en EE.UU y que se encarga de la explotación, elaboración y comercialización de productos petroleros, gas natural y la fabricación de productos químicos, plásticos y fertilizantes.

Nuevamente, está perfectamente justificado el clímax de la historia en donde vemos cómo un terremoto termina con toda la ciudad y con los habitantes (menos con Big Boy, ESSO y Chevrolet). Acto seguido, revientan los pozos petroleros haciendo que la ciudad entera quede sumergida en este compuesto orgánico.

¡Ding, ding, ding…! llegamos al punto medular de esto, compañeritos. Aunque suene trillado y aunque la nación de las hamburguesas lo niegue, muchos de las problemas políticos y ataques a otras naciones, por parte de ellos, es a causa del petróleo. Actualmente, éste se traduce en poder y crecimiento para personas, organizaciones, sin importar el costo humano que se deba pagar con tal de obtenerlo.

Esta vez no quise indagar en cuestiones de diseño, tecnología o incluso biográficas, esta ocasión, quise hablar un poco del texto detrás de lo que primero que vemos de Logorama y que no resulta complicado de entender. Si bien no analicé de pies a cabeza el cortometraje (por que hay muchísimas maneras y enfoques desde los cuales estudiarlo), saber un poco de las estadísticas nos ayuda a comprender el por qué de las acciones y reacciones de los personajes.

Otra cosa y ya por último… si bien esta crítica encaja perfecto en la población estadounidense, creo que de cierta manera también lo hace con la sociedad mexicana y de muchas otras naciones. Sin intención de sonar cuadrada, lo reconocido y las marcas es lo que erróneamente hemos dejado que nos defina y nos dé “personalidad”.

Ninguno podemos negar el apego material que tenemos a las cosas y es obvio, son parte de nuestra vida cotidiana, tampoco digo que volvamos al pasado, comamos animales crudos, tapemos lo necesario de nuestro cuerpo ni mucho menos, no, no, no. Hablo de ese valor excesivo que damos a lo material y que se nos ha ido implantando con el crecimiento de la producción.

En fin compañeritos, me despido, los dejo disfrutar su martes y les mando un abrazo muy fuerte. Hasta el viernes!!!

Rose Ü

Anuncios

Acerca de Paax Sound

El nombre de la organización, Paax, es originario de la lengua maya, para nunca olvidar de dónde venimos, y significa música. Lo juntamos con una palabra en inglés, sound, visualizándonos como una futura empresa de clase internacional. Somos una Organización con el fin de proporcionar soluciones y servicios en Audio

Publicado el enero 8, 2013 en Arte Visual, Recomendaciones, Reseña y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: