E-Jazz, Miguel, el Mtro. Armando y un Encuentro Subversivo

 

-Rosana Díaz

 

¡Hola! Con motivo del 66º Encuentro de Ciencias, Artes y Humanidades, he decidido escribir un artículo y aprovechar para ayudar a propagar este evento tan injustamente impopular. Asimismo, quisiera presentarles un proyecto musical realmente fresco y creativo al que tuve la oportunidad de conocer dentro de dicho marco. Se trata de la agrupación E-Jazz y Miguel.

 

El suceso tuvo lugar del 21 al 23 de mayo de este año, en el Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM. A pesar de que tiene desde el 2006 llevándose a cabo, me dio la impresión de que este encuentro multidisciplinairo es más que nada conocido por la comunidad que lo organiza que por el público general. De hecho, y a pesar de que no me considero una persona tan alejada del mundo académico-intelectual, ésta fue la primera vez que oí hablar de él. Me invitó Yemile, la flautista de E-Jazz y Miguel, y he de confesar que me llamó mucho la atención el nombre de “Encuentro de Ciencias, Artes y Humanidades” pues, en general, la sociedad en la que vivimos y el sistema educativo (y por ende nosotros) tienden a separar estos tres ámbitos e, incluso, a enemistarlos, como si no tuvieran nada que ver el uno con el otro o tuvieran que competir por la atención de la gente. No hace falta mencionar mi emoción al poder asistir, por primera vez, a un evento que destellaba rebeldía hacia aquella concepción retrógrada y separatista. ¡Y vaya que resultó ser muy satisfactorio!

El martes 21 de mayo, luego de la inauguración, tuve la oportunidad de atender a una plática del Dr. José Luis Díaz Gómez, médico cirujano e investigador de la UNAM, dedicado a la psicobiología (estudio de las bases biológicas y cerebrales de la mente y el comportamiento). Su ponencia fue muy interesante puesto que, de manera coloquial, logró contar un poco sobre la historia de la ciencia y cómo ésta ha estado siempre relacionada con su contexto social, económico y cultural, alimentándose de él, a la vez que enriqueciéndolo. En fin, una conferencia magnífica a pesar de su cortedad.

A la plática del doctor siguieron unos minutos de suspenso, al tiempo en que el pequeño escenario se iba llenando con amplificadores, luces y atriles. Entonces aparecieron un grupo de músicos, todas mujeres a excepción del baterista. Serias, con un aire relajado y como si no pudieran sentir el agobiante calor de ese día, subieron al escenario y se colocaron en sus respectivos lugares. Su rostro permaneció impávido mientras una de las organizadoras del encuentro las presentaba ante un público expectante. E-Jazz y Miguel… Con un nombre que juega con la singularidad de su alineación (“ellas” y el baterista), esta agrupación se formó recientemente alrededor de la Facultad de Jazz de la Escuela Superior de Música. Sus integrantes son: Claudia Arellano (voz y piano), Adriana Camacho (contrabajo), Yemile Chávez (flauta transversal), Ivonne Díaz (saxofón tenor) y Miguel Reyes (batería). No obstante, para este evento fue el Maestro Armando Cruz el que las acompañó, en lugar de Miguel.

Presentaron un repertorio de ocho piezas clásicas del jazz -entre ellas, Afternoon in Paris, Outloose, Summertime e Eden Nature-, más una pieza original, “Transformaciones”. Al sonar las primeras notas, los corazones de la audiencia dieron un vuelco y, por unos segundos, el aliento se les fue. La música se sentía como una cascada de disonancias, armonías y matices, y no había mucho que hacer, mas que dejarse arrastrar por aquella corriente de locura y belleza por igual. El contrabajo daba el toque lúdico, el piano y la voz la delicadeza. El sax era la fuerza y la flauta el equilibrio. La batería, siempre discreta, fue el complemento perfecto para lograr aquella atmósfera de fuerza y dulzura, a medio camino entre lo masculino y lo femenino. Con cada pieza que pasaba, el público encontraba más difícil detener el impulso de parase y comenzar a moverse.

Así, E-Jazz y Miguel cerraron el primer día del 66º Encuentro de Ciencias, Artes y Humanidades, dejando en claro que la músca debe ser omnipresente en todos los eventos, sin importar la índole de estos.

Dado de que me encantó la música, figuré que era pertinente hacer una pequeña entrevista para tratar de figurar lo que había detrás de aquella peculiar agrupación. En seguida, un breve resumen de lo que me platicaron:

Yo: ¡Hola, Chicas! Para empezar, quisiera saber cómo se formó el grupo.

Yemile: Pues fue idea de “El Chato”… Enrique Valadez… Que tiene varios ensambles ahí en la Superior (la ESM) y él nos empezó a llamar.

Adriana: Sí, yo no soy de la Superior pero tomaba clases particuares con él y también con el Maestro Armando Cruz.

Yo: ¿Y las demás sí son?

Ivonne: Sí, pero yo ya soy exalumna.

Yemile: O sea, la idea era hacer un grupo de mujeres.

 

Yo: Eso me lleva muy bien a la siguiente pregunta… En el jazz, y en general en la música, la mayor presencia es la masculina. ¿Ustedes qué sienten que aporta el toque femenino al jazz, en específico? ¿Cuál sienten que es la diferencia entre un ensamble de hombres y un ensamble de mujeres?

Claudia: Pues yo creo que nada. La técnica puede ser la misma y en general aportamos lo mismo, sólo que a lo mejor la mujer tiene una manera diferente de ver el jazz…

Adriana: Sí, no, no… No siento que porque seamos mujeres vamos a tocar diferente.

Yemile: Supongo que, tal vez, a la hora de hacer arreglos podemos estar abiertas a hacer cosas más melosas… Aunque tampoco creo que influya mucho…

Adriana: Exacto. No porque seamos nenas tenemos que ser cursis.

(Risa general)

Adriana: Bueno, no sé si toquemos diferente o no, pero sí creo que pueda ser un plus el que seamos casi puras mujeres.

Yemile: Es por el concepto…

Yo: Claro, es muy original ver a un ensamble de mujeres instrumentistas en el escenario.

Todas: Sí.

(En eso, un señora que había estado a unos asientos de mí durante la función, y que es amiga de Ivonne y miembro del Coro de la Universidad de la Ciudad de México, se acercó para hacer un comentario interesante y, tal vez, controvertido)

Sra. Alma Díaz Canedo: Bueno, yo sí quiero agregar que la presencia femenina en un ensamble si marca la diferencia en cuanto a compañerismo y consideración por los demás. Como músico –yo soy músico también- siento que existe mayor facilidad para pensar en el otro. Se enriquece la comunicación.

Yo: ¡Wow! Ya veo.

Adriana: Ah, puede que sí…

 

Yo: Bueno, ¿y cuál es su percepción de las oportunidades que actualmente se le da al jazz en México, encuestión de medios y espacios?

Ivonne: Bueno… Yo creo que todavía no hay muchos espacios. Es reducida también la difusión. Hay dos estaciones de radio, a lo mucho, que son: 107.9, que es básicamente de jazz, y Radio UNAM, que también transmite en lagunas horas jazz. Y… En la televisión es muy cerrado. Televisa y T.V. Azteca es otro tipo la múscia que manejan. Sin embargo, los foros que se han ido abriendo han sido producto de la lucha de los grandes músicos que ya llevan más tiempo trabajando.

Yo: Por ejemplo, estos festivales de jazz que se vienen haciendo, tanto en la ESM como en foros un poco más pequeños. ¿Los ven fortaleciéndose, consolidándose?

Ivonne: Sí. Uno de los festivales más fuertes es el de la Superior de Música, ya que ella es la única que imparte la licenciatura en jazz (en el país), y se hace dos veces al año.

 

Yo: Como estudiantes de la Facultad de Jazz, las que lo son, ¿qué creen que haya de diferencia entre la formación en jazz y la de en otros estilos, como en música clásica y popular?

Ivonne: Básicamente lo que está fomentando el jazz es la improvisación. En la música clásica se interpreta la música únicamente como está escrita y en el jazz tienes la libertad de hacer los arreglos diferente.

Yo: Sí, se habla mucho de la libertad interpretativa del jazz, ¿pero es mito o es neta?

Yemile: No, sí… O sea, tú vas a interpretar como te sientas ese día. Vas a tocar e improvisar como tú te sientas, pero no por eso pierdes “lo clásico”. “Eso clásico” que también necesitas.

Claudia: Sí, en cuanto a la técnica y al estudio y cosas de teoría que son básicas.

Yo: Entonces, ¿digamos que todas iniciaron con una formación clásica?

Claudia, Yemile e Ivonne: Sí.

Adriana: No, yo entré al jazz de lleno.

Yo: ¿O sea que sí es un mito eso de que el jazz y el clásico se pelean?

Claudia: Pues es que sí se pelean, pero porque la gente se pelea. Digo, es música y la música no puede pelearse.

Adriana: Y son lenguajes diferentes. El jazz tiene su forma de decir las cosas, pero en cuestión técnica pues se usa la técnica de clásico, aunque el jazz también tiene algunas cosas propias.

Ivonne: Por otro lado, grandes jazzistas han amado a los clásicos, como el caso de Bill Evans, Charlie Parker, etc..

Yo: Sí, o sea que el ser intérprete de un estilo en particular no limita tu capacidad de apreciación de otros estilos.

Yemile: Claro.

 

Yo: Y ya para finalizar esta pequeña entrevista, ¿cuáles son sus próximos planes? ¿Cómo se ven de aquí a un año?

Yemile: A mí en particular me gustaría que siguiéramos juntas. Me gustan este tipo de proyectos, poder participar en festivales y otros eventos culturales.

Adriana: ¡Lograr un festival importante de jazz!

Claudia: ¡Como el de Playa del Carmen!

Ivonne: O el de Tabasco…

Claudia: O el de la Ciudad de México…

Yo: Bueno, ¡pues muchas gracias a todas y mucho éxito! Ojalá logren todos esos festivales ^^

Todas: ¡Gracias!

 

Para concluir este artículo, sólo quiero decir que espero la gente tome consciencia de lo importante que es apoyarse mutuamente para hacer proyectos en conjunto. No importa si tú eres biólogo y yo soy dramaturgo. Si nos atrevemos a crear algo original y multidisciplinario estaremos contribuyendo mucho al desarrollo de la cultura y la ciencia en nuestro México Lindo. No hay que esperarnos a que el gobierno, el FONCA o el CONACyT nos bequen para echar un proyecto a andar. Busquemos, mejor, tener un espíritu más solidario, cooperativo y abierto, y usemos los foros que tengamos disponibles, así sea la calle, el metro o una unidad habitacional. Todos podemos ser agentes de cambio en nuestra sociedad, pero tenemos que iniciar repensando nuestra forma de ver el mundo. Así que… ¡Adelante!

Anuncios

Acerca de Paax Sound

El nombre de la organización, Paax, es originario de la lengua maya, para nunca olvidar de dónde venimos, y significa música. Lo juntamos con una palabra en inglés, sound, visualizándonos como una futura empresa de clase internacional. Somos una Organización con el fin de proporcionar soluciones y servicios en Audio

Publicado el mayo 26, 2013 en Música nueva, Recomendaciones, Reseña y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Genaro Sanchez

    Espero que Armando Cruz no se haya robado nada en esta ocasion ya que sus fraudes y sus múltiples atracos son bien conocidos en el medio ajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: