Comunicación Intercultural: Breve Reflexión

Restaurantes chinos, italianos y argentinos, o chatear, tsunamis y boutiques. ¡Y cómo olvidar el Ipod, los chullos y el anime! Ya sea en nuestra forma de comer, de hablar o en los objetos de uso cotidiano, la presencia de culturas diferentes a la nuestra es innegable. Debido a los procesos de globalización, cada vez hay más aceptación de elementos extranjeros en nuestra vida diaria. Sin embargo, dichos elementos sólo han servido de ornamento, como componentes enriquecedores de una cultura base, fuertemente enraizada en el interior de cada individuo y que muy difícilmente se deja trastocar. Esa cultura base, manifestada en los valores y en las actitudes con las que nos conducimos, nos dota de un importante marco de referencia a través del cual juzgamos e interpretamos al resto del mundo. ¿Pero qué pasa cuando dicho marco representa un filtro inadecuado para comprender al otro? Ahí es cuando vienen los malentendidos, y de los malentendidos, cuando no cómicos, ¡hasta guerras se han originado! Por ello es de suma importancia que, en este mundo donde es fácil -o incluso necesario- interactuar con gente de culturas opuestas a la nuestra, seamos capaces de tener una comunicación efectiva para llegar a acuerdos y cumplir objetivos en común, con el mínimo de fricciones. Gracias a la alegría que me ha causado el incio de la Feria de las Culturas Amigas edición 2013, en Reforma, me he aventado a comentar sobre este tema. ¡Dejes sus opiniones! ;·)

En el 2011, el coordinador de una organización de intercambios para jóvenes en México me contó: “Hace poco estaba platicando con la Sra. Waka Inouchi (coordinadora de la misma organización en Japón) sobre la posibilidad de abrir intercambios para la India. Ella se mostraba muy entusiasmada, pero yo tenía mis preocupaciones respecto a la higiene de las calles y la seguridad. Entonces le dije: “Hay que pensarlo más, porque en la India, ¡hasta vacas hay en la calles!” Y ella respondió extrañada: “Sí, como en México hay perros.” Y entonces me acordé que en Japón no hay animales callejeros paseando por las zonas urbanas.” He aquí un ejemplo de cómo nuestro marco de referencia nos puede cegar. La Sra. Inouchi era japonesa, por lo que aquel comentario no la ofendió, sólo la extrañó. ¿Pero qué hubiera pasado si alguien con la misma adoración hacia las vacas como un hindú, hubiera escuchado el comentario? Seguramente se hubiera ofendido y la relación con esa persona –y todo lo que dependiera de ella- se hubiera bloqueado por la falta de sesibilidad, de prudencia y de autocrítica, pues aunque aquí los perros no son sagrados, se los ha dejado pulular en las áreas urbanas, sin importar las consecuencias de higiene o seguridad. Por otra parte, la Sra. Inouchi, una mujer mayor y con vasta experiencia en lidiar con choques culturales, no volvió a insistir en el tema de intercambios India-México, claramente haciendo uso de la característica cautela japonesa. Es importante decir que, hasta la fecha, no hay intercambios India-México (aunque sí India-Japón) a pesar del interés de algunos participantes de la organización, pero entre los que, desgraciadamente, no se puede incluir al coordinador. Por otra parte, es un alivio que la cabeza de la coordinación de intercambios en Japón sea una mujer consciente de sus propios marcos culturales y que se preocupa por no juzgar otras culturas a través de ellos. Es así como dos culturas tan diferentes, como la mexicana y la japonesa, tienen la posibilidad de conectarse y aprender de la otra, a través de la interacción directa de los jóvenes que participan en esta organización.

En lo personal, puedo asegurar que: aproximarse a otra persona con mente y corazón abiertos, atreviéndonos a flexibilizar nuestros marcos de referencia y reflexionando sobre las diferencias entre los antecedentes de cada uno, no sólo contribuye a la paz entre pueblos e individuos, sino también al enriquecimiento personal y al desarrollo comunitario. Ejemplo de esto: la organización de la que hablé anteriormente, de origen japonés y gracias a sus programas originales y lúdicos, ha logrado la unión entre jóvenes mexicanos de distintas clases sociales –algo muy difícil en una sociedad profundamente clasista-, y también los ha unido a ellos con sus familias. Todo esto alrededor de un interés común, que es el de aprender varios idiomas a la vez y conocer culturas diferentes. Con ayuda de los intercambios, estos jóvenes han aprendido que comer verduras con cada comida, así como lo hacen en Japón, es delicioso y saludable; que no es necesario hablar a altos decibeles para que se te escuche, sino que se debe prestar más atención al contenido; y también que “hacer el esfuerzo” no es significativo si no hay resultados. Igualmente, a los jóvenes japoneses se les han abierto los ojos sobre temas como las expresiones de afecto y la importancia de no tomarse las cosas tan a pecho.

En fin, nada de lo anterior hubiera sido posible sin una buena disposición a entender y compartir con el otro, si los japoneses hubieran juzgado innecesario o inseguro estrechar la relación con México, o si no hubiera mexicanos curiosos y dispuestos a aprender. La buena comunicación intercultural debe ser abordada como una herramienta que nos permitirá desarrollarnos a nivel individual y grupal, en el ámbito personal, turístico o laboral, y, sobre todo, si queremos comprender los complejos mecanismos que dirigen este mundo globalizado, en donde lo que haga una persona en Finlandia puede afectar profundamente a otra en Chile.

Anuncios

Acerca de Paax Sound

El nombre de la organización, Paax, es originario de la lengua maya, para nunca olvidar de dónde venimos, y significa música. Lo juntamos con una palabra en inglés, sound, visualizándonos como una futura empresa de clase internacional. Somos una Organización con el fin de proporcionar soluciones y servicios en Audio

Publicado el mayo 28, 2013 en Clase, Glosario, Recomendaciones y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: