Las Mujeres Aquí y Ahora

– Rosana Díaz
Cuando estaba cursando el quinto año de primaria y empezaba a estudiar mi primer libro de historia universal, tuve una de las revelaciones más impactantes de mi vida: me di cuenta de que en los libros de historia no aparecían mujeres. Claro, cuando leíamos de historia de México siempre se recordaba a La Corregidora o a La Malinche como símbolos del amor a la nación o de la altísima traición a la patria, respectivamente. Sin embargo, ¿qué imagen de mujer se está fomentando al contrastar estos dos
personajes? Por un lado tenemos a La Corregidora, a la que muestran con una personalidad insulsa y cuyo gran logro es haber “echado el pitazo” a los héroes independentistas. Poco o nada se habla de su vida, su educación, sus ideales o su participación en la Conspiración de Querétaro, de modo que queda como un personaje unidimensional, al punto en que uno llega a pensar que es bastante ridículo que se la “ensalce” tanto. Y luego tenemos a La Malinche, la mujer taimada y seductora, de la que, aunque también se hable de manera muy superficial, se las ingenian para resaltar sus habilidades y volverlas sus más grandes defectos. Es decir, el poliglotismo, la diplomacia y la astucia política -cualidades que tuvo que desarrollar para sobrevivir con cierta dignidad a la Conquista y a su condición de esclava- no son características admirables en los personajes femeninos. Algunos objetarían: “¡pero es que ella traicionó a su pueblo!” (afirmación falsa, por cierto), “¡es que ella fue una egoísta!”. ¿Y acaso grandes héroes y astutos políticos como Napoleón Bonaparte, Julio César o Benito Juárez no fueron egoístas, traicioneros o ambiciosos? Por supuesto que sí. No obstante, a criterio de la SEP, las alianzas y cohesión entre españoles e indígenas que en parte logró La Malinche y que pusieron las bases para lo que hoy es el pueblo mestizo de México, no tienen comparación con el valiente y épico pitazo de Josefa.

Éste es el ejemplo más obvio en la historia oficial de México, pero me parece que ha sido una generalidad en los cursos escolares de todos los países. Hay una exclusión explícita de la mujer en la historia y, cuando de plano no puede descartársela porque su papel se vuelve clave para los acontecimientos, entonces se minimizan o distorsionan sus logros. Esta visión engañosa de la labor de la mujer a lo largo de la historia nos debe mover a preguntarnos cuál es la influencia que actualmente tiene, pues es del aquí y ahora de donde podemos hacer el análisis más objetivo y verídico, sin las distorsiones que luego vendrán en los
libros de la SEP, entre otros.

A lo largo del s.XX, el papel de la mujer dio un vuelco cuando se le permitió la entrada al mundo laboral, se le dio el derecho al voto y se abrió el acceso a las píldoras anticonceptivas. Todo esto en pro de fortalecer la democracia y la economía capitalista, pues una mujer participativa en el entorno fuera de casa es una mujer con mayores ambiciones y perspectiva y, por lo tanto, tiene mayor poder de compra e iniciativa empresarial. Por otra parte, hay que tomar en cuenta que, a pesar de que la mujer ahora goza de más opciones que antes, esto no significa que se le hayan restado obligaciones. Todavía ella es la encargada principal de la casa y los hijos, además de aportar parte o la totalidad del sustento de la familia. Entonces, el mercado femenino es potencialmente el más amplio gracias a las necesidades (reales o inducidas) que tiene que cubrir.

Asimismo, la participación de la mujer en la industria es básica para el modelo de libre mercado ya que éste requiere de innovación constante para poder seguir siendo competitivo y una visión femenina es imprescindible para obtener ideas frescas, que vengan desde una perspectiva más sensible a ciertos elementos de la vida. Por otro lado, una industria en crecimiento necesita la mano de obra suficiente para abastecerse, pero también para que haya un exceso de ésta y pueda pagar salarios más bajos, que permitan a unos pocos enriquecerse. Así, el hecho de que no sólo los padres de familia sino también las madres salgan a buscar empleo, hace que haya un exceso de demanda, sobre todo a ciertos niveles en donde la preparación académica que se requiere para trabajar no es muy alta.

En mi opinión, el reto de la mujer moderna es enfocarse y reconocer el papel real que hoy cumple en el mundo y no dejarse apabullar por el que retratan la televisión, los libros de texto y la publicidad. La mujer dehoy no es necesariamente una consumista superficial con gusto por las borracheras y un cuerpo de edecán, ni sus deberes se limitan a mantenerse bonita, delgada y trabajando como burro fuera o dentro de la casa. La mujer de hoy, por lo menos en el mundo occidental, en un ciudadano con plenos derechos a escoger una profesión y apariencia de su agrado, pero también tiene la obligación de ser participativa para contribuir a una sociedad más democrática, libre y justa. Ése es el papel de la mujer aquí y ahora.

Anuncios

Acerca de Paax Sound

El nombre de la organización, Paax, es originario de la lengua maya, para nunca olvidar de dónde venimos, y significa música. Lo juntamos con una palabra en inglés, sound, visualizándonos como una futura empresa de clase internacional. Somos una Organización con el fin de proporcionar soluciones y servicios en Audio

Publicado el julio 14, 2013 en Clase, Glosario y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: