DIARIO DE UN J-ROCKER

¡Hola! ¿Cómo están todos por allá? Espero que se encuentren muy bien. Ha llegado el día de mi última entrada del mes y, como ya saben, la dedico a una sección que, al parecer, le está gustando a muchos.

 

Les traigo el tercer capítulo del, Diario de un j-rocker. En los títulos anteriores, hablé de mi primer contacto con la música japonesa y con el j-rock a través de la música del anime. En concreto, gracias al de Rurouni Kenshin.

 

 

Bueno, comencemos.

 

Capítulo III

 

Con el regreso del anime a mi vida, llegaron también los amigos “frikis” y la compra de algunos artículos referentes a este mundo, sobre todo, revistas. En éstas teníamos información de nuevos lanzamientos y de eventos relacionados a la cultura del comic, manga y anime. Después de unos cinco años (creo que fueron más) sin ir a una convención, este amigo de ustedes volvió a visitar una.

 

No recuerdo qué tanto compré. Tal vez no fue tanto como creo. Tal vez sí. Sucedió hace como diez años; perdonen mi falta de memoria. Seguro me fui con alguna serie, alguna película, algún poster. Ya saben, lo típico: yo quería sentirme todo un otaku (ahora que lo pienso, creo que no era tan buena idea).

 

Antes de salir del lugar, puse mi atención en un puesto de discos. No sabía de qué eran. Creo que andaba en busca de uno de Dragonball. Al no encontrarlo y tener una necesidad irracional de comprar algo, hallé un par de discos, entre toda esa lista de artistas y bandas que yo no había escuchado en mi vida, y me decidí por un par, sin saber que ésa sería una de las compras más importantes de toda mi vida.

 

Éstas fueron mis compras de ese día:

 

The Sixth Day de Gackt y el Kisou de Dir en grey. Aquí te pongo las portadas.

Al llegar a mi casa, como buen “chamaco de 14 años”, escuché mis nuevas adquisiciones. Desde entonces, no volví a ser el mismo…. (Que ma…) En realidad, mi vida no volvió a ser igual. Lo que escuché ese día, causó una especie de efecto adictivo en mí. Le daba play una y otra vez. Necesitaba, de alguna manera, descifrar lo que estaba escuchando. En ese momento, fue un shock total en mi sistema. Yo aún estaba convencido de que ese sonido no estaba en la música que se hacía de este lado del charco. No sé si en algún momento dije que era la mejor del mundo (seguramente sí). Para mí, tenía algo totalmente distinto a lo occidental.

 

En esos años, ya con internet totalmente metido en la vida del mundo y los programas de descarga de música, me puse a averiguar sobre bandas y artistas para bajar las pocas canciones que había en aquellos años. Esta escasez nos obligaba a asistir con regularidad a convenciones a hacernos de discos. Sin embargo, esta vez no me era difícil identificar de qué o de quién era cada portada, cada disco, cada caja; sabía, más o menos, qué tocaba cada banda, algunos ya los había escuchado. Así, me fui haciendo poco a poco de una colección de discos de j-rock.

 

Adquirí álbumes de L’Arc-en-Ciel, Glay, Dir en Grey, Gackt, etc. Fueron formando parte de mi colección de j-rock. Como dije antes, yo quería escuchar más y más; lo mayormente posible de la música de allá; quería volverme todo un conocedor de la cultura de Japón, en especial de la musical.

 Algunos discos que llegué a comprar.

 

Había conocido algo que ya tenía nombre para mí: J-Rock. En aquellos años, también había empezado a tocar el bajo, más que nada como hobbie. Yo estaba pensando en estudiar derecho. Pronto mis dos hobbies se juntarían en algo que al día de hoy me define. Pero eso lo hablaré en el siguiente capítulo.

 

Con esto me despido por el momento. Nos estamos leyendo el miércoles. Te deseo que tengas un magnífico fin de semana. Déjame tus comentarios en mis páginas de redes sociales; Twitter: @Alejandro_Najar y/o Facebook: /alejandro.najar.3.

 

Yo fui Nájar y espero seguir siéndolo. Nos leemos la próxima. Me despido de todos ustedes con un:

 

“Síganse divirtiendo”

Anuncios

Acerca de Paax Sound

El nombre de la organización, Paax, es originario de la lengua maya, para nunca olvidar de dónde venimos, y significa música. Lo juntamos con una palabra en inglés, sound, visualizándonos como una futura empresa de clase internacional. Somos una Organización con el fin de proporcionar soluciones y servicios en Audio

Publicado el agosto 31, 2013 en Glosario, Japón y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: